Los gastos a tomar en cuenta al vender un piso
BLOG SERVICIOS

Los gastos a tomar en cuenta al vender un piso

Al vender tu piso uno de los gastos a tomar en cuenta en la plusvalía municipal, ya que los ayuntamientos están exigiendo este pago tanto si hay plusvalía como si hay perdidas en la venta de la vivienda. Se calcula sobre el valor catastral de la vivienda y el número de años que se ha tenido en propiedad; su cálculo depende de cada ayuntamiento que se rige por la ley reguladora de las haciendas locales, y se está exigiendo tanto si se han generado beneficios con la venta como perdidas, sin embargo, se puede evitar el pago cuando la operación ha dado como resultado minusvalía.

Los costes de inversión y mejoras, es si en los elementos obtenidos se han realizado inversiones y mejoras, entonces su coste se añade al valor de adquisición. Por otro lado, las amortizaciones que correspondan a bienes amortizables minoran el valor de adquisición; el valor de transmisión se determina calculando dos partidas, el importe real de la enajenación menos los gastos y tributos inherentes a la transmisión que hayan sido satisfechos por quien vende.

Otro de los gastos en vender un piso son los del notario y el registro, en varias ocasiones cuando se vende una vivienda, el vendedor suele estar pagando todavía la hipoteca que contrato; el comprador adquiere la vivienda libre de cargas por lo que hay dos opciones, cancelar anticipadamente el préstamo o subrogar la hipoteca, y esto quiere decir que el nuevo propietario asuma dicha deuda con lo que exigirá un rebaja en el precio final.

Además de la cancelación económica, también se debe proceder a la cancelación registral de la deuda, y esta varía en función de dinero que se pide prestado en su momento al banco, por los que puede llegar a esta entre 300 y 1.000 euros. Casi siempre en la firma de la venta ante el notario, el vendedor se sorprende de tener que asumir este gasto ya que desconoce que debe cancelar registralmente la hipoteca o asume que debe pagar esos gastos quien compra la vivienda.

El vendedor debe estar al día con los pagos de comunidad, derramas, tasa de basuras, entre otros; además se acude a portales inmobiliarios debe afrontar los gastos que esto supone; y por supuesto, sin olvidar el certificado de eficiencia energética el cual es obligatorio para toda vivienda que se venda o que se alquile.